lunes, abril 07, 2014

¿DIOS ESTÁ EN FACEBOOK?


Pues resulta que cierto día uno miembro de mi familia que adoro con el alma, sufrió un accidente de aquellos en los que una circunstancia totalmente irreverente le hirió, hubo mucha sangre, mucho susto y afortunadamente sólo quedó en eso y en esto; una anécdota que platicar.
El caso es que fue de esos momentos en los que todo pasó tan rápido y tan lento que al final, en un acto casi automatizado queda decir una cosa:
“Gracias a dios”

El inconsciente colectivo seas creyente o no al suceder algo que pone en peligro la vida de quien amas; voluntaria o involuntariamente sale de tu boca un… “gracias dios” o “dios mío”… alguna de estas derivaciones espirituales que hace sentir una inmensa gratitud hacia la entidad todo poderosa que decide el rumbo de nuestra vidas.


Bueno…al menos eso es lo que piensas en esos momentos, en esos instantes.
Así me sucedió ese día, ese momento, esa circunstancia.
Después del susto vienen las penitencias que rondan en tus pensamientos; irónicamente agradecer ya no es suficiente, es necesario buscar un canal más cercano, es necesario subir una escala más próxima al cielo y encontrar una vía directa que le pase tu mensaje.
Sin querer queriendo abro mi Facebook y con dos líneas “agradezco” (nuevamente) núnca explico el motivo ni la alarma; la imperiosa necesidad queda cubierta…dios ya me escuchó.
Corren un par de minutos, varios likes y comentarios después me cae el veinte.
¿Cómo es posible  que haya tenido el deseo imperioso de buscar a dios en Facebook?
Porque así sucedió.
No sólo es aquel morbo de hacer público cada paso que das (cosa que no hago totalmente) sino de alguna manera ver en el muro de Facebook, el altar omnipotente que hemos formado con nuestras peticiones, deseos y por supuesto agradecimientos.
¿Cuántas veces hemos visto desfilar miles de oraciones, peticiones y hasta penitencias; dirigido hacia deidades celestiales que parecen cohabitar en Facebook?
Es como si de alguna manera Facebook fungiera como el notario público que certifica ante el todo poderoso, nuestras buenas y malas acciones; lo que es más, vemos desfilar diariamente miles de publicaciones con aire evangelizador.
Pocas veces he visto que alguien les refute esas coloridas oraciones, que sus palabras no son escuchadas y que pierden el tiempo inútilmente.
Tal vez sea sólo cuestión de la psicología humana; Facebook bajo a dios del cielo y lo colocó en sus muros donde invariablemente nuestros conflictos son escuchados y respondidos, entre nosotros mismos.
Puede ser sólo invención humana y nada más.
Puedo incluso detectar un aire de hipocresía cuando en alguna de estas espirituales publicaciones, sólo das un “like” y no respondes con un “amen”; puedes creer o no… pero por si acaso… like…a secas.
Y ante las también miles de imágenes sacras que adornan miles de muros en Facebook; no pude evitar preguntarme:
¿En qué momento Dios bajó de cielo y se metió al estilo matrix en la red y se alojó en Facebook?
Creyente o no; también es un tema de relevancia. Facebook es sólo un canal, nosotros le damos entrada a lo que sea y cuando sea a lo que queramos.
No debemos olvidar que la religión, sea cual sea,  y todo lo que rodea a su industria millonaria, es también muy persuasiva; México como uno de los países más devotos a la religión católica y cristiana, encuentra en Facebook, un canal propicio para exponer sus emociones, sus pasiones y sus creencias.
¿Ustedes conocen las creencias religiosas de sus seguidores en Facebook?
Les aseguro que no a todos, en lo personal sí conozco algunos, no más, y ¿Cómo lo sé?:
Porque lo hacen público a través de su Facebook.
Aclaro que no digo que demostrar su devoción religiosa en Facebook esté mal ni bien; más bien resulta interesante cómo llegamos a diosificar una red social.
Así que también es válido preguntar:
Si veo siempre a Dios en Facebook, ¿por qué no veo al demonio, al diablo, a la entidad maligna?
“Facebook es una red social feliz, es y será siempre una red social positiva” me comentaba mi amigo Antonio Salgado Leiner (@droso) experto en el tema social media; “así fue diseñada Facebook; nunca verás un botón de “dislike” o “no me gusta”.
Es por ello que nunca verás grupos radicales o imágenes de cruz invertidas, adoraciones hitlerianas o algo por el estilo; Facebook restringe este tipo de manifestaciones por considerarlas nocivas.
Y sin embargo no por ello no signifiquen que no existan.
De algo interesante me he percatado; mientras pongas cosas amables en tu Facebook tendrás seguidores; si incorporas a esas cosas agradables imágenes religiosas tus seguidores descienden, la razón es simple: los feisbukeros consideran al mismo un terreno neutral; cuando te perfilas hacia una creencia religiosa y la haces pública, tu público se reduce pero se genera otro que son los seguidores devotos; se vuelve un proceso selectivo en el que  suelen encasillarte como usurari@ religioso.
Esto no aplica a personas dedicadas a las religión o grupos; sino pregúntenle al Papa o al Dalai lama; sus redes sociales son dedicadas total y completamente a la exposición de sus enseñanzas religiosas.
Yo me refiero a usuarios comunes; donde a pesar de las buenas intenciones  que una religión o creencia proyecte, son también susceptibles a caer en las redes de una manipulación engañosa; sabedores que en algún momento de quiebre y las proyecciones que manifestamos en Facebook, suelen ser carnadas fáciles para entrar a sus vidas y manipularlas; como suelen hacerlo algunas sectas religiosas nocivas.
Es el mismo caso cuando las chicas “inocentes y sin malas intenciones” suben sus fotos al Facebook en posiciones y ropa sugerentes, y sus fotos son manipuladas para uso en sitios pornográficos. 
De ahí que en ambos casos debemos tener cuidado.
Y a pesar de todas estas manifestaciones diariamente miles de personas suben sus oraciones esperando respuesta celestial; algunos dicen que llegan a encontrarla.
Pero veamos con objetividad; pensar que dios está en Facebook es más bien un espejismo del pensamiento colectivo, más bien nosotros como usuarios hemos  diosificado a Facebook.
No puedo dejar de cuestionarme:
¿Dios está en Facebook o Facebook es dios?


No hay comentarios.:

GRACIAS por tu apoyo A CONTINUAR CON MI LABOR

ENTRADAS POPULARES

Etiquetas