martes, febrero 07, 2017

CUANDO LA VIDA TE DEJA

“El médico me ha dado su diagnostico, en el mejor de los casos me quedan de uno a seis meses de vida”
La chica de cabellera oscura y corta, cortísima como su vida, expresó frente a la cámara, imagen que hasta el momento lleva mas de 100 mil reproducciones.
No sé qué fue lo que me molestó de ese momento.
No era una broma, aquella joven decía frente a sus “suscriptores” sus “amigos” que su vida, prácticamente ha llegado a su fin.
Tal vez su tono tranquilo, sus palabras elocuentes; su valentía llegaba a exasperar.
No sé cómo llama.
Pero no es necesario.
Ella y su hermana formaron un canal en Youtube; las encontré en mi búsqueda, que al inicio, se convirtió en ocio primero, luego objeto de estudio, mucho de diversión, y también bastante de fastidio.
Les explico.

Hace dos años subí en mi canal la reseña de una joven chica que había hecho un canal en youtube de su vida de casada con un japonés… en Japón precisamente.
Un éxito total, en aquellos años apenas repuntaba pero pronto escaló a la fama.
Ruthi San, se hace llamar en Youtube encontró pronto la fórmula para enamorar a su target y mantenerlo cautivo.
Del camino recorrido hasta hoy, ella como otras Vloggers, han sido mi objeto de estudio.
Resulta que en ese frenesí de descubrir más de esa nueva locura Vlogera, se destaparon muchas otras, no con el mismo éxito, pero sí con la mismo patrón.
En esa búsqueda asiática, encontré a “Doble Trouble en Corea”.
No; no soy su fan y no vi todos sus videos, si a acaso unos 15.
La fórmula es distinta; son dos hermanas viviendo en Corea, jóvenes, milenials, mexicanas, directas y muy honestas…lacerantes algunas veces.
Una de ellas, es más lacerante que la otra, pero eso no quita que sus personalidades son grandiosamente francas.
Y eso se refleja en sus suscriptores, apenas llegando a los 200 mil; que comparados con los que llevo seguimiento, son relativamente pocos.
Sin embargo eso no les molesta, lo dicen con frecuencia en sus videos y lo mejor de todo es que les creo; se les cree su dura honestidad cuando en algunos videos piden que les hagan preguntas razonables y no estúpidas.
Sé que la horda de comentarios puritanos y chairos, las tachan de groseras, pero seamos honestos, la fama en Youtube la tienen las personalidades más falsas y superficiales de esa plataforma; mientras muestren que su vida es fantástica y adorable al estilo Yuya, y/o glamorosa como Karla Celis, o tan materialista como Mariale SinPatuque.
¿A quién le gusta que le digan la verdad?
Pues en ese seguimiento andaba cuando en algún momento del año pasado una de las hermanas subió un video para comentar que le habían detectado cáncer de esófago.
Ambas están en los 20`s, recuerdo que fue lo primero que pensé, la muerte no respeta edad.
La chica se enfrenta a la cámara con ese trago amargo, sola sin su hermana; explica cómo le fue detectado, paso por paso, lo que sintió, los sentimientos terribles que pasaron por su cabeza, seguramente recordó a su madre, quien hace poco habría fallecido del mismo mal…
¿Lloró frente a la cámara? ¿hizo un gran drama de todo ello?
NO.
De nueva cuenta un tono tranquilo, conciliador, desesperantemente sereno.
La chica, da seña de todo, alimenta el morbo de sus suscriptores y termina diciendo que no se dará por vencida, que peleará contra ese mal.
En ese momento deje de verlas.
Me sentí abatida ante esa situación como cualquiera que hubiera visto ese video; pero en ese momento decidí ya no verlas más.
No por ellas, sino por mi.
No podía tolerar verme reflejada en esa situación; también tengo una hermana menor, al igual que ellas, nos llevamos por muy poca edad, perdimos ambas a nuestra madre y ambas hemos luchado en esta vida, ingrata muchas veces.
No podía siquiera imaginar que a mi hermana, le sucediera lo mismo.
Y como buena cobarde, decido no verlas más (a las chicas de Corea) para cerrar mis ojos ante esa realidad que conmigo o sin mi continuaba su camino.
Pasaron los meses y esporádicamente las veía sortear ese destino como todas unas campeonas; no vi todos sus videos, sólo algunos donde como ya se esperaba se veían los estragos físicos del tratamiento de quimioterapia.
Pero pasaron los meses y todo parecía indicar que estaba mejorando… y así fue.
Hasta que ayer mismo me crucé con uno de sus más recientes videos de este año 2017.
Titulado: El cáncer regresó #DTEC
Así, sin todas en mayúsculas, discretas y certeras.
En un video de 15:14 la chica nos explica que efectivamente después de 8 meses de luchar contra el cáncer, se estaba estabilizando, pero, que comenzaba a sentirse con malestar, y al hacerse exámenes: como resultado de las radiaciones en la tiroides, eso le causó algunas lesiones en el cerebro, teniendo como efecto 10 laceraciones.
El cáncer regresó haciendo metástasis en el cerebro.
¿Qué a caso no están en Corea del sur, donde existe la tecnología para tratar su mal?
Así es, también pensé en esa estúpida pregunta.
Pero las respuestas vinieron solas.
El médico le ha hablado con la verdad, en realidad esas laceraciones no se pueden operar, incluso si son hasta tres de ellas son de alto riesgo, así que “No hay nada más qué hacer”
Ahí estaba de nuevo el escalofríos, las imágenes de mi hermana pasan por mi mente indudablemente.
Y a flor de piel la maldita compasión.

Pero de nuevo, esta chica me puso un estate quieto, una enorme bofetada de realidad.
“No le temo a la muerte”
pude ver en su mirada la firmeza de sus palabras, reales, sin la finalidad de ganarse likes.
En aquella frase se escondía un discurso simplemente hermoso.
Mirando hacia la cámara y sin titubear, fluyendo serenamente, dijo las palabras más elocuentes que he escuchado sobre la vida de alguien que pronto la dejará.
En mi vida he leído infinidad de escritores que han nutrido mi cerebro, he escuchado y leído a columnistas, periodistas y artistas.
Y en sus discursos sobre la vida y la muerte son extraordinarios.
Motivacionales y ambiciosos.
Pero nada se compara con escucharlo de esta joven mujer, que la ves frente a ti ahora, y que dentro de algunos días no estará más.
Lo que dijo tiene mucha verdad, pero más que verdad tiene una realidad innegable.
“La vida es corta”
No quiero repetir lo que dijo, porque vale la pena que ustedes sean testigos de su voz.
Sus palabras rondaron mi cabeza una y mis veces, las mismas veces que veía las fotos de mi hermana en su Facebook.
Pero pronto la especulación le ganó a mi realidad.
Amo a mi hermana con toda el alma que habita en mi ser y ella lo sabe; lo sabe hoy, ayer, mañana, lo sabe siempre porque siempre se lo digo.
Es extraño...
Justo hablaba con mi hermana hace poco, tenía un sentimiento de culpa, porque de alguna manera, estoy pasando por un momento de tranquilidad interna.
Mi “estoy bien” es auténtico.
No he dicho el nombre de las hermanas de “Doble Trouble en Corea” seguramente lo averiguarán, pero quise proceder en incognito a manera de homenaje no solo a ella, también a todas las demás.
A todas las mujeres, de todas las edades, que luchan contra ese terrible mal.
Hace unos días se CONMEMORÓ el #DiamundialcontraElCancer , y lo escribo con mayúsculas, porque es realmente terrible que aún digan que se “FESTEJA el Día mundial contra el Cáncer”, no se debe “festejar” algo que se debe “conmemorar”.
Las chicas de “Doble Trouble en Corea” no buscan la fama, si los likes le dieran vida real sería la primera en que incansablemente apoyaría su causa.
Pero su causa real es mostrarse auténticas, hermanas luchadoras por la vida en un lugar que las trató mejor que su propio país, pero que no lo olvidan, no formaron personajes cómicos ni son unas fanáticas del K-pop.
Viven y dejan vivir.
¡Fuerza #DTEC!


@lavaronita
Me encantaría saber su opinión o comentario.
http://lavaronita.blogspot.mx

MI CANAL DE YOUTUBE


escríbeme:

lavaronita28@gmail.com
lavaronita@hotmail.com








-->

No hay comentarios.:

ENTRADAS POPULARES

Etiquetas